martes, 5 de noviembre de 2013

Consumo responsable y trabajo etico

Trabajadora herida en el desplome del edificio Rana Plaza en Bangladesh,
donde se ubicaban los talleres de las firmas internacionales

Por un consumo responsable, apoyemos el trabajo ético


Las víctimas del derrumbe de los talleres  textiles en Bangladesh de las empresas multinacionales, producido el 24 de abril del 2013 a las 09:00 am, aún no han cobrado las miserables indemnizaciones, 6 meses después del desastre que acabo con la vida de casi 1200 trabajadores y dejo mas de 2000 heridos muy graves.

Fuente: ONG Solidarity Center, basado en entrevistas a 900 supervivientes y familiares de víctimas / HEBER LONGAS / EL PAÍS (FOTOGRAFÍA: ANDREW BIRAJ (REUTERS).)


Tan solo Primark ha prometido dar (al parecer aún no ha pagado nada, pero se cree que está en ello) una ridícula ayuda, de 140 dolares a los afectados, las demás empresas racanean miseráblemente  para evitar pagar las indemnizaciones, a pesar de lo exiguo de su monto.

Los heridos, cerca de 2000 quedaron con secuelas tan graves que en su mayoría no podrán trabajar  mas, quedando inválidos de por vida  y sin pensión de invalidez ni nada que se le parezca, pues las leyes de ese pais protegen a las empresas internacionales en lugar de proteger a sus ciudadanos.

Asi, con impuestos pequeños  y corrupcion alta, salen beneficiadas las empresas (occidentales y locales) y los politicos y funcionarios locales, dejando a los trabajadores sin casi ninguna cobertura social., las protestas se reprimen a palos o a tiros y los muertos se entierran sin demasiado ceremonial.

Edificio Rana Plaza antes de caer

Edificio Rana Plaza después del derrumbe
Los consumidores de las grandes marcas mencionadas no hemos reaccionado y seguimos consumiendo esas prendas de ropa manchadas con la sangre de tantos inocentes, impasibles ante tanto dolor e injusticia. Las autoridades locales han dado muestras de complicidad interesada con esas empresas y no les exigen casi ningún requisito para ofrecer un mínimo de seguridad laboral a sus trabajadores. Las únicas medidas que se están tomando son ser meras acciones cosméticas para evitar el escandalo y la reacción de los consumidores. Para ello en lugar de exigir medidas de seguridad y salarios dignos, se gastan grandes cantidades de dinero en campañas de publicidad en los medios internacionales de modo que no llegue la verdad a los consumidores, que en definitiva son los únicos que pueden obligar a estas empresas a trabajar de forma ética.

La explotación de los obreros por estas empresas es de tal magnitud, salarios de entre 28 y 75 euros al mes y ningún sistema de seguridad social, que parece incomprensible que nadie que tenga un mínimo de decencia pueda contribuir al enriquecimiento de esos piratas modernos disfrazados de honorables empresarios.

Víctimas del accidente han sido olvidadas por las empresas
Estas grandes firmas multinacionales pretenden quedar ajenas a estos crímenes, aparentando no tener responsabilidad en tantas muertes que se suceden tan continuamente. Estas grandes empresas multinacionales son los auténticos responsables de la miseria de muchos países, y sus clientes, es decir nosotros, somos colaboradores necesarios en la creación y en el mantenimiento de esa miseria global, de ese moderno genocidio, al que asistimos indiferentes como si no tuviéramos nada que ver en el asunto. Si al ver las prendas de ropa de estas empresas en sus escaparates y en sus expositores, viéramos impregnadas en ellas las manchas de sangre y las gotas sudor de tantos seres humanos explotados y envilecidos con salarios de hambre, quizás por pudor, o quizás por solidaridad, miraríamos a otro sitio y comprariamos una prenda quizás algo mas cara , quizás no tan de moda, pero confeccionada de forma justa y ética. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario